Entre motivos a lunares y a rayas, la historia de la moda se cuenta por medio de las estampas y estampados que, a lo largo de décadas, imprimieron los estilos más diversos y marcaron tendencia.

 

Los diseños psicodélicos de los años 70, los geométricos de los años 80, los florales delicados de los años 90. De una forma u otra, las estampas siempre marcaron presencia en las colecciones, pasarelas y guardarropas, convirtiéndose en íconos de generaciones y símbolos de diversos estilos.

 

Presentes en los artículos más diversos, ya sea que se trate de estampas localizadas, cubiertas por lentejuelas y bordados o incluso en estampados, las mismas fueron cambiando, tomando nuevas formas y ganando importancia.

 

Hoy es posible encontrarlas no sólo en prendas de vestir, sino también en accesorios, zapatos, cintos y carteras que, combinadas, permiten crear looks modernos, clásicos, audaces y llenos de personalidad.

 

Así como la moda, con el paso del tiempo los procesos de confección van evolucionando a partir del surgimiento de nuevas tecnologías, como la impresión digital por sublimación, que ofrece un bajo costo y asegura la mejor calidad.

 

Para aquellos que están comenzando o los pequeños talleres de confección, las prensas manuales ofrecen un excelente costo beneficio y facilidad de operación, sin descuidar la calidad de impresión. Por su parte, las grandes industrias pueden contar con modelos automáticos que se traducen en un aumento de la productividad, mejor uso de los espacios de la planta y mayor rendimiento.

 

 

Cuando se trata de sublimación, existen oportunidades para todos, ya que al final de cuentas, si hay algo que nunca pasa de moda son las estampas.